TOP 

Algo para pensar

Al cierre de un día oscuro y triste...
(Por la señora Charles Spurgeon)

"Justo y verdadero son tus caminos, tú rey de los Santos (Rev. 15:3).

El siguiente incidente fue relatado por la señora Charles Spurgeon, quien sufrió por más de un cuarto de siglo: "Al cierre de un día oscuro y triste, estaba descansando en mi sofá cuando llegaba la noche más profunda y aunque todo estaba perfecto dentro de mi habitación acogedora, algunas de las tinieblas exteriores parecían haber entrado en mi alma y oscurecido mi visión espiritual. En vano he intentado ver la mano que hacia regocijar en el interior y envuelta en niebla por el sendero empinado y resbaloso del sufrimiento caminaba guiada por mis propios pies, Con dolor de corazón le pregunté, "' ¿por qué mi señor porque se ocupa de su hija de tal manera? ¿Por qué tan a menudo me envía el dolor agudo y amargo a visitarme? ¿Por qué permite que persista la debilidad que causa obstáculo al servicio dulce que desea rendir su pobre sierva?'

"Mis preguntas se contestaron inmediatamente a través de una lengua extraña; ningún intérprete era necesario, mas el susurro consciente de mi corazón.

"Por un tiempo el silencio domino en el cuartito, roto únicamente por el chisporroteo del roble ardiendo en la chimenea. De repente oí un sonido dulce, suave, claro y musical, "Trino tierno de un petirrojo" bajo mi ventana. ""¿Qué puede ser? Seguramente ningún pájaro puede cantar ahí en este momento del año y la noche. "

"Otra vez las notas delicadas, melancólicas, tan dulces, tan melodiosas, todavía lo suficientemente misteriosas para provocar mi razonamiento. Mi amigo exclamó: '' se trata del registro en el fuego!' El fuego estaba dejando suelta la música encarcelada de corazón más profundo del viejo roble.

"Tal vez el roble había cosechado esta canción en los días cuando todo estaba bien, cuando las aves gorjearon alegremente en sus ramas, y la luz del sol suave jaspeaba sus hojas tiernas con oro. Pero había envejecido desde entonces y endurecido; anillo tras anillo de crecimiento nudoso habían encerrado la melodía olvidada, hasta que las lenguas feroces de las llamas llegaron a consumir su insensibilidad, y el corazón intenso del fuego había extraído retorcidamente una canción y un sacrificio. ""pensé, 'cuando el fuego de la aflicción, extrae canciones de alabanza y de hecho somos purificados, nuestro Dios es glorificado!'

"Tal vez algunos de nosotros somos como este viejo tronco de roble, frío, duro, insensible; No deberíamos dar ningún sonido melodioso, si no fuera por el fuego que enciende a nuestro alrededor y publica notas de confianza en él, y cumplimiento alegre con su voluntad. Pensé en el incendio, y mi alma encontró consuelo dulce en la parábola tan extrañamente establecida antes que yo existiera.

"Cantando en el fuego! Sí, Dios nos ayuda, si esa es la única manera de conseguir la armonía en estos corazones duros y apáticos, que el horno sea calentado siete veces más caliente que antes.

¿Cansada de la oración?

¿Siente impaciencia con Dios? ¿Le parece que tarda en responder a sus oraciones o en suplir sus necesidades? Jesús habló acerca de cosas como la forma en que debemos orar, cuanto debemos persistir, y cuánto le tomaría a Dios responderle. Un día sus discípulos le pidieron que les ensenara a orar. Él les conto una historia acerca de alguien con necesidad y que fue muy persistente al pedir ayuda a su vecino. La historia deja claro que nuestra capacidad de pedir no se iguala a respuesta de Dios o al tiempo en que lo hace. Dios no es un “botón celestial” a nuestra disposición. Tampoco está confiado en nuestra habilidad para definir nuestras necesidades, sugerencias de posibles soluciones, u opiniones sobre cómo y cuándo Él debería actuar. No. Dios hace todas las decisiones por nosotros—lo cual es siempre lo mejor, ya que Él es toda sabiduría. Dios se deleita en que sus hijos desarrollen el hábito y la libertad de pedirle Su ayuda. Pero, nunca nos dejará atrapados en nuestras percepciones limitadas por la situación. Tarde o temprano, el responderá a nuestras oraciones, pero en Su propio tiempo. Él nos pide que confiemos en él para saber lo que se necesita y cuándo. Nuestra tarea es entonces, pedir—incluso insistentemente—y crecer durante el proceso. Uno de los sorprendentes beneficios de la oración es lo mucho que nosotros cambiamos. Algunas veces, ese mismo cambio es la respuesta a nuestras oraciones.

VEN A MI, Y TE HARE ENTENDER
Debido a que te conozco mucho mejor de lo que tú misma te conoces, te comprendo en toda tu complejidad y ningún detalle de tu vida está escondido de Mí. Te veo a través de los ojos de gracia, así que, no tengas miedo de que yo te conozca en lo íntimo. Permite que la luz sanadora de mi presencia resplandezca en lo más profundo de tu ser--- te limpie, sane, restaure y renueve. Confíame tanto que puedas aceptar el entero perdón que siempre te ofrezco. Este gran regalo que Me costó Mi Propia vida, es tuyo por toda la eternidad. El perdón es la esencia misma de mi constante presencia. “No te dejare, ni te desamparare”.

Cuando nadie más parezca entenderte, simplemente acércate a Mí. Regocíjate en Aquél que te entiende por completo y te ama perfectamente. Cuando estés llena de mi amor, te convertirás en un depósito de amor derramándose en la vida de otras personas.

Que tomó a Pedro, a Juan y a Jacobo, y subió al monte a orar. Y entre tanto que oraba, la apariencia de su rostro se hizo otra, y su vestido blanco y resplandeciente, y vieron su gloria (Lucas 9:28-29, 32). Si he hallado gracia en tus ojos, te ruego que me muestres ahora tu camino, (Éxodo. 33:13)

El cielo no está lejos para los que se detienen en el monte con su Señor. El Maestro tenía sus lugares y momentos para conversar calmadamente con sus discípulos; una vez, en la cima del monte Hermón, pero, muy a menudo en las sagradas colinas del Monte de los Olivos. Cada cristiano debería tener su propio Monte de los Olivos. La mayoría de nosotros, especialmente los de las ciudades y pueblos, viven apresurados, desde la mañana hasta el momento de dormir estamos expuestos a la vorágine. En medio de toda esta vorágine cuán poco tiempo tenemos para estar en la quietud de la Palabra de Dios, orar y tener comunión de corazón.

Daniel debió haber tenido su propio Monte de los Olivos en medio de todo el rugido e idolatría Babilónica. Pedro encontró su propia azotea en Jope y Martin Luther lo encontró en el “piso de arriba” en Wittenberg, donde todavía se considera sagrado.

El Dr. Joseph Parker dijo una vez: “Si no nos volvemos a las visiones, a la conciencia de una mayor gloria y a una vida más grande, perderemos nuestra religión; nuestro altar se convertirá en una piedra desnuda, sin la bendición del visitante celestial. “Aquí esta lo que el mundo necesita hoy----hombres que han visto a Dios.

¡Acércate más a él! Él podría llevarte hoy hasta la cima. Si él llevó a Pedro con toda su torpeza, y a Santiago y a Juan, esos hijos del trueno que tantas veces malinterpretaron a su Maestro y misión; no hay razón alguna para que no pueda llevarte a ti. Así que, no te excluyas tú mismo y digas: “¡Ay, esas visiones y revelaciones maravillosas son solamente para espíritus selectos!” ¡Pueden ser para ti! John McNeill
(Tomado de Manantiales en el desierto)

Miraron… y he aquí la gloria de Jehová apareció en la nube. Éxodo 16:10

Desarrolle el hábito de ver la línea plateada alrededor de las nubes, y cuando la haya encontrado, mantenga su vista en ella, en lugar de mirar lo gris obscuro de en medio. No dé lugar al desánimo, no importa lo triste o deprimido que esté. Un alma desanimada no puede hacer nada. Mientras se encuentre en ese estado, no podrá resistir las asechanzas del enemigo, y no podrá prevalecer en oración por los demás. Huya de todo síntoma de este enemigo mortal del mismo modo que huiría de una serpiente. No sea lento en voltearle la espalda, a menos que quiera morder el polvo de la amarga derrota.

Un día de otoño vi un águila de pradera con una herida mortal por un disparo de rifle. Sus ojos aún brillaban como un círculo de luz. Después, lentamente volteó su cabeza y dio un último y penetrante vistazo, anhelando ver el cielo. Él, frecuentemente había barrido con sus maravillosas alas aquél espacio sideral. El hermoso cielo fue el hogar de su corazón. Era el domino de las águilas. Miles de veces había explotado ahí, la espléndida fuerza de sus alas. En aquellas lejanas alturas jugó con los relámpagos, compitió con el viento, y ahora, tan alejada de su hogar, el águila se estaba muriendo, estaba lista para morir, ya que por una sola vez se le olvidó y voló demasiado bajo. Esa águila es el alma. Este no es su hogar. No debe perder la Mirada del cielo. Debemos mantener la fe, debemos mantener la esperanza, debemos mantener el valor, debemos mantener a Cristo. Será mejor que nos arrastremos lejos del campo de batalla de una vez si es que no vamos a ser valientes. No hay tiempo para que el alma tome su estampida. “Mantén la mirada en el cielo, alma mía; mantén la mirada en el cielo.”

Nunca podremos ver el amanecer mientras estemos mirando hacia el oeste.
Mantente viendo hacia arriba
Las olas que rugen rodeando tus pies
Jehová las derrotará
Cuando veas hacia arriba

Mantente viendo hacia arriba
Aunque la obscuridad parezca envolver tu alma
Jehová las derrotará
Cuando veas hacia arriba

Mantente viendo hacia arriba
Cuando seas distraído en la lucha
Tu Capitán te da poder al conquistar
Cuando ves hacia arriba
(Tomado de Manantiales en el desierto)

Bástate mi gracia (2 Corintios 12:9) La otra tarde iba manejando a mi casa después de un pesado día de trabajo. Me sentía muy rara y muy deprimida cuando rápidamente, como si fuera un rayo, ese texto me vino, “…Bástate mi gracia.” Llegué a casa y lo busqué en el original, y finalmente vino a mí de esta forma, “Mi gracia es suficiente para ti”, y dije: “Yo lo creo, Señor,” y me eché a reír. Yo nunca había entendido completamente lo que era la risa santa de Abraham, sino hasta entonces. Parece tan absurdo para el incrédulo.

Era como si un pececito sediento, se preocupara por beber en un río hasta secarlo y el Padre Thames dijera: “Bebe pececito, mis corrientes son suficientes para ti”; O pareciera, como si después de los siete años de abundancia, un ratoncito se estuviera muriendo de hambre; y José le dijera: “Ánimo, ratoncito, mis graneros son suficientes para ti.” Otra vez, me imagino a un hombre en la lejanía, en lo alto de una montaña diciéndose a si mismo: “Ya respiré demasiados metros cúbicos de oxigeno de la atmosfera”, pero la tierra podría decir: “Respira más, hombre, y llénate los pulmones, mi atmosfera es suficiente para ti”.

Oh, hermanos, ¡sean buenos creyentes! Una fe pequeña traerá sus almas al Cielo, pero una fe grande, traerá el Cielo a sus almas. C.H. Spurgeon.

Puede ser que vengan años muy difíciles o trabajo pesado…
…antes de la consumación, pero las señales me parecen de tanto ánimo, que no seré incrédulo si viera el ala de un ángel apocalíptico extendiéndose en su último vuelo triunfal en el atardecer de este día; o si mañana por la mañana, los cables a través del océano anunciaran la noticia de que el Cristo el Señor se ha posado en el Monte de los Olivos o en el Monte Calvario para proclamar su dominio universal. Oh, Iglesias muertas, ¡despierten! ¡Oh, Cristo desciende! Templo cicatrizado, ¡toma la corona! Mano amoratada, !toma el cetro! Pie herido, !Sube al trono! Tuyo es el reino.
Puede ser en la tarde,
Cuando el trabajo del día esté terminado,
Y tú tengas tiempo para sentarte en el crepúsculo,
Y veas la caída del sol,
Cuando el largo y brillante día muere lentamente,
Sobre el mar,
Y las horas se vuelven calladas y santas
Pensando en mí;
Cuando escuches a los niños de la villa
Pasando por la calle
Junto con las pisadas de ellos
Podría venir el sonido de Mis pies.
Por eso te digo: “¡Cuidado!”
Del brillo de la estrella de la tarde
Cuando el cuarto se vuelve penumbras
Como las nubes lejanas.
Deja que la puerta sea asegurada
En tu casa,
Porque puede que sea a través del crepúsculo
Yo vendré.
(Tomado de Manantiales en el desierto)

He aquí, yo vengo pronto; retén lo que tienes, para que ninguno tome tu corona.
(Apocalipsis 3:11)

Cuando agrado al Señor en Julio de 1829, revelar a mi corazón la verdad acerca del regreso personal del Señor Jesús, y me mostró que yo había cometido un gran error al buscar la conversión del mundo, el efecto que produjo en mi fue esto: Desde mi interior me despertó a sentir compasión por los pecadores que perecen, y por el mundo a mi alrededor, que se apoyaba en el débil; y consideré, “¿no debo hacer lo que pueda para el Señor Jesús mientras Él se demora, y despertar a un iglesia durmiente?".
George Muller

Notificaciones de Actualización

Reciba un email cuando actualicemos nuestro sito web

 

* indicates required
 

Hemos visto varias películas en PureFlix, mi familia y amigos están de acuerdo en que están escritas bíblicamente con las palabras y la dirección de Dios para nuestras vidas, recomendamos PureFlix a la audiencia. Serás bendecido por la Palabra de Dios en un guión cristiano y la actuación de actores que aman y aprecian su relación con Jesús.